El primer mensual del mundo Porsche en español

Canepa

Canepa

Bruce Canepa, the Boss

 “Señoras y señores, entren y disfruten de una de las más brillantes exposiciones en el mundo de vehículos exclusivos. Pasen y visiten el vibrante museo del motor, excelencia de la ingeniería, que recoge la asombrosa historia del deporte automovilístico,… ¡Bienvenidos a Canepa!”

Cuando en septiembre de 2015, de regreso de la Rennsport Reunion, hicimos parada en Scott Valley para visitar el museo Canepa y su sala de exposiciones, sus instalaciones estaban cerradas y tuvimos que dar media vuelta sin poder admirar la colección de magníficos vehículos que se albergaban bajo su techo.

 

Canepa Scott Valley

 

Cuando a comienzos de este año planificamos nuestro periplo por tierras americanas (9ONCE Plus nº 64, 65, 66) no dudamos en contactar con ellos para establecer nuestra agenda y no perder la ocasión de visitar las instalaciones y el trabajo de Bruce Canepa, especialista en mantenimiento y restauración de vehículos súper exclusivos.

En el mundo Porsche, Bruce Canepa es toda una referencia y conocido mundialmente por sus trabajos de restauración y preparación, tanto de vehículos de calle como de carreras. Con su director de Marketing, John Ficarra, disfrutamos finalmente de una completísima visita guiada de sus instalaciones ubicadas en Scott Valley, en el condado de Santa Cruz (California), que cuentan nada más y nada menos que con 6.500 m2 dedicados a talleres, una sala de exposición y venta de vehículos, y un magnífico museo con piezas excepcionales.

 

Bruce Canepa

Bruce Canepa, forjado en el mundo de la competición.

 

¿Quién es Bruce Canepa ?…

Nacido en el año 1950, en el seno de una familia californiana propietaria de concesionarios de coches, Bruce Canepa llegó a este mundo con un pie metido en el mundo del automovilismo. Pasó largas horas de su infancia metido en los talleres familiares donde aprendió a trabajar la pintura, la carrocería y cómo no, la mecánica. Hambriento de experiencias, con sólo 12 años, su padre le enseñó a conducir todo vehículo que tuviera ruedas, desde su primer Ford A de 19229, hasta un súper truck americano. Su pasión por el mundo del automóvil y su determinación lo propulsaron al mundo de la competición tan pronto alcanzó la edad legal para conducir, consiguiendo logros remarcables en distintas categorías, Nascar, Sprint Car, Sportsman, y el merecido apelativo de “Rookie of the Year” en numerosas ocasiones. Sus logros se sucedían competición tras competición hasta que en 1979, tras su aparición en los IMSA and Trans-Am, consiguió el tercer puesto en las 24 Horas de Daytona a los mandos de un 934.5, junto a sus compañeros Rick Mears y Monte Shelton. El excelente resultado no pasó desapercibido para Porsche, quien accedió a venderle el último 935 fabricado como colofón a la magnífica temporada de 1979. Ambos coches forman parte hoy en día de su colección privada.

 

959

El 959 personal de Bruce Canepa, equipado con el kit Stage 3 de 763cv, luce llantas específicamente desarrolladas para el modelo.

 

Bruce Canepa siguió compitiendo y coleccionando éxitos al volante de vehículos como el famoso 935 del equipo Momo, el 962 con el que tantos éxitos consiguió, o un buggy 4×4 con motor Porsche Biturbo con el que terminó segundo en su categoría en la míti-ca Pikes Peak. Durante los 80’, combinó la competición con las tareas de dirección de su taller Canepa, cuya actividad consistía en la venta y restauración de exclusivos modelos. Sus trabajos eran exhibidos con orgullo por sus adinerados clientes en eventos de renombre internacional como el legendario Concurso de Elegancia de Pebble Beach, a 80 quilómetros de Scotts Valley.

Más tarde incorporaría a las actividades del taller la especialización de preparación de vehículos de carreras, principalmente para eventos de clásicos, pero también, la homologación y la preparación de motor y chasis de vehículos de calle, como es el caso del 959.
La comercialización del 959, iniciada en 1986 sin homologación para el mercado americano, no fue impedimento alguno para que Bruce Canepa adquiriera en 1988 una de las 292 unidades producidas y no homologadas, con la firme intención de hacerla rodar en Estados Unidos. Sus esfuerzos se centrarían en realizar todas las modificaciones necesarias para obtener su certificación, que no conseguiría hasta pasada más de una década.

 

Porsche 365 A

En el taller, escondido entre eun 917 y un 935, encontramos un Porsche de calle, un 356A.

Porsche 917

Este 917/30 con chasis número 4 es uno de los 7 fabricados, pero también uno de los Porsche más potentes de todos los tiempos con sus 1.200cv.

Canepa workshop

Buena representació de todas las marcas de constructores en el taller Canepa.

 

Años más tarde, en 2003, la legislación americana permitió que vehículos de excepción o de demostración como el 959, pudieran ser homologados con sus 450cv originales. Pero Bruce Canepa quiso ir más allá y en años posteriores concedería al 959 la potencia de 576cv y casi 680Nm con el “Stage 1”. Le siguió el “Stage 2”, con 640cv y 770Nm, y finalmente, en 2016, el “Stage 3”, que lo dotaría con 763cv y 860Nm…, sistema de inyección, doble turbo, sistema de escape, suspensiones…, todo revisado y modificado, incluso las llantas, desarrolladas específicamente para que el agarre de este 959 sobre-vitaminado estuviera a la altura de su caballería.

 

El taller

Accedemos a la zona restringida de las instalaciones, el taller. No es necesario decir que el taller de Canepa, está más allá de lo que uno pueda imaginar. Dos terceras partes de los 6.500m2 están reservados a la preparación, reparación y restauración de vehículos de la A a la Z. En sus instalaciones, más de 50 especialistas altamente cualificados trabajan al unísono para recobrar el estado de origen de vehículos de excepción, y para ello, disponen de maquinaria de última generación, y también maquinaria de época para otorgar a los vehículos las características de los acabados con los que fueron originariamente fabricados. Como prueba de ello, los acabados de las soldaduras de los chasis tubulares de los años 70, voluntariamente imperfectos para reproducir el trabajo de los operarios de la fábrica.

 

Porsche 935

917/30

 

 

1 Este 935 en proceso de restauración, fue la última unidad fabricada. El motor de los 935, sin problemas de fiabilidad, puede llegar a desarrollar más de 600cv.

2 ¡Puro arte! el grupo motor de un 917/30 de uno de los tres ejemplares presentes el día de nuestra visita.

En Canepa, la calidad de las restauraciones no es motivo de preocupación. Todos los trabajos de carrocería se hacen a mano, con utensilios y herramientas de época, y cuentan además con la más moderna tecnología para mejorar o incrementar la fiabilidad en motores, sistemas de suspensión u otros elementos del vehículo como nunca hubieran podido realizarlo en su época. Disponen además de una cabina de pintura lo suficientemente grande para albergar un coche y todos sus elementos de carrocería con el fin de obtener una pintura uniforme en todos sus elementos y piezas. Sin duda los clientes más exigentes acuden a Canepa. Como evidencia, durante nuestra visita, un total de seis unidades de 959, dos Carrera GT y varios 935, 917017, 9117011 y 356, sin contar otros vehículos muy exclusivos de otras marcas como Mercedes W196R, Bmw M1, Lamborghini Diablo, Bugatti Veyron, Ferrari, Cizetta Moroder… y un largo etcétera de coches, esperaban su turno para ser atendidos. ¡A cuál más exclusivo!

 

Canepa insights

 

 

 

 

En Canepa, todos los detalles de restauración son tenidos en cuenta. Las soldaduras del chasis tubular consiguen el aspecto visual de las soldaduras originales de antaño.

917K
917K rear

 

 

  1. Este 917K con chasis número 4, completamente restaurado en Canepa, es uno de los 917K más caros del mundo.
  2. A ambos lados de la rueda de repuesto, el espacio para el equipaje.

Porsche 935

 

 

 

 

El famoso 935 que en 1979 concluyó segundo en las 24H de Le Mans, pilotado por Paul Newman, Dick Barbour y Rolf Stommelen, fue subastado por Gooding & Co, y adquirido en 2016 por poco más de 4 millones de Euros.

Porsche 911 Turbo 3.3

 

 

 

 

En venta, el 911 Turbo 3.3 de 1979 de Bruce Canepa, con sólo 2.500km.

 

El hall de exposiciones

Por si la visita al taller nos hubiera sabido a poco, visitamos posteriormente la sala de exposiciones con aproximadamente 50 vehículos en estado excepcional. Todas y cada una de las unidades expuestas han sido exhaustivamente revisadas por Canepa y tienen todas ellas una o varias particularidades que las hacen especiales: bajo kilometraje, unidad única, prototipo, vehículos de competición con un palmarés extraordinario, o vehículos con un historial completo y documentado.

 

Canepa cars

La calidad refleja el minucioso trabajo realizado en Canepa. Es habitual encontrar uidades 959, Carrera GT, Speedster y algún que otro 935.

Carrera GT

Un 959 y dos Carrera GT esperan a sus nuevos propietarios en la zona del showroom.

GT Carrera

El único prototipp de Carrera GT que se salvó de la destrucción como ocurre habitualmente con los prototipos.

Uno de los dos Carrera GT expuestos en la sala de exposiciones y ventas, por nombrar alguno de los excepcionales vehículos que allí se albergaban, lucía el número de chasis 9R3/M001, ni más ni menos, uno de los dos prototipos que se fabricaron para la homologación. Dicha unidad, destinada a la destrucción como habitualmente se procede con los vehículos para la homologación, fue salvada por Jerry Seinfeld de su trágico destino, aunque eso sí, sin poder circular por carretera, condición que deberá cumplir el futuro propietario de este Carrera GT por su condición de prototipo. En la sala de exposición de vehículos descubrimos también un 911 Turbo 3.3 que perteneció al propio Bruce Canepa. Su cuentakilómetros marcaba sólo 1.626 millas (aproximadamente2.500km), y pese a su estado excepcional (el primer propietario tenía el coche en su oficina y el segundo nunca lo sacaba de su colección), el equipo de Bruce Canepa le dedicó 250 horas de inspección y trabajos para darle un nuevo aspecto funcional y estético. Y seguimos con un Carrera GT, 934.5, 356, 911 de todas las épocas, sin olvidar dos 959 y un largo elenco de vehículos excepcionales,…¡difícil escoger!

Canepa Showroom

La presencia de Porsche es notable en Canepa, tanto en el taller, como en la sala de exposiciones y ventas.

Porsche 934.5

Uno de los diez 934.5 originales construiidos,… y una de las tres unidades presetes en Canepa.

Buggy Porsche

Vista general del Museo privado de Bruce Canepa. En primer plano, el buggy con motor Porsche con el que Bruce Canepa terminó 2º en la Pikes Peak de 1981.

911 Carrera 3.0 RSR

En primer plano, el primer 911 Carrera 3.0 RSR fabricado, de un total de 37. Esta unidad terminó 5ª en la general de Las 24H de Le Mans en 1975.

 

El museo

La segunda planta de las instalaciones alberga el Canepa Motorsport Museum que con una veintena de vehículos expuestos, rinde homenaje a la excelencia de la ingeniería en materia automovilística. Todos los vehículos expuestos, de dos o cuatro ruedas, tienen un estrecho vínculo con el mundo de la competición y reflejan claramente el espíritu deportivo de Bruce Canepa. En el museo, no se exhiben únicamente unidades Porsche, a pesar de que es sin duda, la marca más representada.

Durante nuestra visita, tuvimos la suerte de poder admirar las seis unidades Porsche con las que cuenta el museo. En primer lugar, el primer 911 Carrera 3.0 RSR fabricado (de un total de 37), unidad que terminó quinta en la general de las 24 Horas de Le Mans de 1975 y que a día de hoy es propiedad de Bruce. A su lado, uno de los diez 934.5 (1977) fabricados, equipado con motor seis cilindros bóxer de 3.0 litros Turbo, con una potencia de 590cv.A la izquierda de este 934.5, pudimos admirar también un magnifico 935 K4 de 1981 que perteneció con anterioridad al protagonista de Leaving Las Vegas (Adiós a Las Vegas, 1995),el actor norteamericano Nicolas Cage. Para vuestra información, el pasado mes de julio este 935 K4 estaba a la venta por la módica suma de 2,5 millones de Euros. La presencia de Porsche en el museo no se limita a estas tres unidades. Suma y sigue con el Porsche 917 K chasis número 15, vencedor de las 24h de Daytona en 1970 con el piloto mexicano Pedro Rodríguez a sus mandos. A su lado, otro 917, concretamente un 917-10 con la configuración propia de los campeonatos Can-Am e Interserie; su motor de 12 cilindros biturbo pudiendo ofrecer una potencia total de 1.150cv para un peso de ¡tan sólo 750kg! Finalmente el último Porsche de la alineación, un 962 C chasis número 2 que en 1985 ganó con Jacky Ickx y Jochen Mass a sus mandos, los 1.000km de Mugello, los 1.000km de Silverstone y los 800km de Selangor. El museo se completa con una impresionante representación de Muscle Cars, Dragsters y algún que otro monoplaza, todos ellos, siguiendo el espíritu de Bruce Canepa, “the Boss” (el jefe).

 

917K Canepa
RSR

Un 911 Carrera 3.0 RSR (izq), un 934.5 de 1977 con motor 6 cilindros bóxer Turbo de 3.0 litros y 590cv (centro), y un 935 K4 de 1981 que perteneció al actor Nicolas Cage (dcha)

 

962 C

917k, 917-10 y 962 C completan la serie que Bruce Canepa exhibe en el mueso.

917-10

Ante tal exposición, nos despedimos de Bruce Canepa con la evidencia de la existencia del sueño americano,… en todo caso, el sueño para todo amante del automovilismo. Si como nosotros, tomáis un día la ruta 1 entre San Francisco y Los Ángeles, os invitamos a visitar las magníficas instalaciones de Canepa en Scott Valley para vivir en primera persona el American dream.

Texto: S.Brossard / N.Farrerons
Fotos: S.Brossard / Canepa

 

 

 

(Foto:) El alerón específico del 917-10 permite identificarle rapidamente. Tanto en su onfiguración Can-Am como Interserie, su motor es un 12 cilindros Biturbo con una potencia total de 1.150cv y un peso de 750Kg.

 

 

 

Si te ha gustado este artículo, te gustará todo lo que encontrarás en el número 67 de la  revista 9ONCE Plus – Octubre 2017