El primer mensual del mundo Porsche en español

Cayman GT4

Cayman GT4

Cayman GT4, máquina de sensaciones

Desde que se presentó en el salón de Ginebra 2015, nos moríamos por probarlo. La ocasión nos ha llegado de la mano de Éric, quien a través del Centro Porsche Girona, se puso en contacto con nosotros para ofrecernos su GT4 de color azul Zafiro.

 

Alerón Cayman GT4
 

La buena salud financiera que vive Porsche se debe en gran medida a los Cayenne y a los Macan, pero hay otra parte de la gama Porsche que se vende muy bien. Hablamos de los GT3 y GT3 RS pero también del GT4. De cada uno de ellos Porsche recibe cientos de reservas antes de que salgan al mercado y una vez son presentados, su pequeña producción se agota en un abrir y cerrar de ojos. La producción del GT4 para este año ya se esfumó y veremos a ver si para 2016 se ponen a la venta más unidades o Porsche se espera a la llegada del lavado de cara del actual modelo. Otro ejemplo claro es el del GT4 Clubsport, recientemente presentado y, según hemos podido saber, también agotado. Incluso el posible futuro modelo 911 R, que aún no está confirmado oficialmente, ya tiene “pre-reservas” en los concesionarios.

¡Espectacular!
 

Ficha Técnica                   Cayman GT4

Motor:                                    Bóxer 6 cilindros, 3.800cc

Tracción:                               Trasera

Caja de Cambios:                 Manual de 6 marchas

Potencia Máxima:                385cv a 7.400 rpm

Par Máximo:                         420 Nm a 4.750-6.000 rpm

Frenos:                                   Discos Autoventilados y perf.

Neumáticos delan.:              245/35 ZR20

Neumáticos tras.:                 295/30 ZR20

Dimensiones:                        4.438 x 1.817 x 1.266 mm

Depósito:                               54 litros

Maletero:                               150 l delante/ 275l detrás

Peso:                                       1.340kg

Peso/Potencia:                    3,48 Kg/Cv

Prestaciones

Velocidad máxima:              295 Km/h

0 a 100 Km/h:                       4,4 s

Precio nuevo desde:           99.094€

 

Alerón Cayman

 

Prueba relámpago

Llevamos tiempo queriendo probar el Cayman GT4. Es un modelo que ha creado una expectación brutal y muchos de los lectores con los que hemos tenido contacto nos han preguntado sobre él. Con otros modelos habíamos hecho de buenos consejeros y en más de una ocasión confirmada hemos acabado de dar ese empujoncito final que necesitaba el lector para comprarse el coche. ¿Será que deberíamos empezar a pedir comisión a Porsche? En cualquier caso nos sentíamos en deuda con todos aquellos que nos habíais preguntado sobre el GT4 así que a la mínima ocasión que se nos presentó para probarlo, nos lanzamos rápidamente sobre ella. La oportunidad nos vino de la mano del Centro Porsche Girona y del propietario del vehículo, Éric. Él hacía poco tiempo había probado un Cayman GT4 de un amigo suyo y rápidamente se enamoró y quiso uno para él. No había ninguno en venta así que le tocó buscar una unidad de segunda mano. Su unidad proviene de Porsche Francia y anteriormente había sido propiedad de un Porschista que estaba esperando que le entregaran un 911 GT3 RS y que una vez lo recibió, puso el Cayman en venta. Éric lo compró en Girona y tras una buena revisión de pre-venta lo fue a buscar un Lunes. Apenas 3 días después, nosotros nos dábamos cita con él para probar el coche. La primera impresión que nos dio sobre el coche fue: ¡Es como una moto! Y es que su propietario viene del mundo de las dos ruedas, donde lleva corriendo desde hace muchos años en circuito. En él encuentra las mismas sensaciones que cuando pilota en circuito su R6. Nosotros, también moteros, captamos rápidamente lo que quiere decir. En cuanto a coches, por sus manos habían pasado varios modelos americanos (Camaro, Corvette, Mustang,…) y se dijo a si mismo que tocaba probar ahora algo europeo y concretamente Porsche. ¡Menudo cambio!, de los Muscle Car a un GT4. Pero este no es su primer Porsche, ya que también disfruta de otro modelo que destaca por su potencia, el Cayenne S Diesel, con su fantástico motor V8.

 

Porsche Cayman GT4

 

Tras una breve charla y presentación, Éric nos cede las llaves y en sus ojos rápidamente leemos aquel sentimiento de cuando dejas tu bien más preciado a otra persona. Le aseguramos que iremos tranquilos, que es una toma de contacto y que en apenas 2 horas estaremos de vuelta con nuestras primeras impresiones y con el coche entero.
 

ADN de GT

Nada más sentarnos ya nos damos cuenta que uno no está dentro en un Cayman normal. Sus asientos deportivos baquet opcionales nos recogen a la perfección y más nos vale, ya que cuando se conduce un GT4, no es para ir de paseo precisamente. Llave en el contacto, encendemos el motor y no perdemos más tiempo. Apenas recorridos los primeros metros y ya nuestros riñones se quejan cuando pasamos por encima de cualquier irregularidad del asfalto. Si vienes de otro modelo GT o de un Porsche clásico no será un problema, pero si vienes de un modelo más acomodado, te costará acostumbrarte. Llegados a la carretera que buscábamos, empieza la prueba de verdad, no sin antes recordarnos de la cara de Éric al entregarnos las llaves. Toca ser prudente. La dirección es ultra precisa y gracias a su volante forrado de alcántara de reducidas dimensiones, enlazar curvas es un juego de niños. Y aún más piropos podemos echarle a la caja de cambios. Precisa, de cortos recorridos, de un tacto fantástico, rápida,…lo tiene todo. Cuenta con 6 marchas pero en este tramo de curvas apenas si llegamos a poner la 3ª.  Nos sorprende su empuje, que empieza desde bien abajo aunque el par motor máximo de 420Nm lo tenga entre 4.750 y 6.000rpm. En las rápidas aceleraciones ayuda y mucho el cambio. Es tal la rapidez con la que se pueden engranar las marchas que el motor no tiene tiempo de caer apenas de revoluciones y cuando volvemos a acelerar tenemos de nuevo toda la potencia disponible. El sonido de su escape deportivo no suena tanto como el del GTS. El de este último suena un poco más de cara a la galería y el del GT4 tiene un sonido total de carreras. Si vamos tranquilos no molesta y cuando le apretamos un poco nos invade un espíritu plenamente de competición pero sin llegar a ser tan pesado a la larga como el del GTS. En las reducciones, incluso podemos disfrutar del sonido de sus acelerones en vacío, que el motor realiza automáticamente cuando vamos en modo “Sport”. En este punto ya tenemos toda la fauna del bosque que nos rodea alborotada, pero nosotros seguimos a lo nuestro. Si os decimos que el chasis es prácticamente el de un 911 GT3, ya os podéis imaginar cómo se comporta. La carretera se le queda pequeña… Es imposible ir tranquilo con este coche y más cuando sabes de lo que es capaz. En un primer momento circulamos por una vía bastante transitada como si nada, tranquilos, pero a la vuelta, una vez hemos probado bien el coche por carretera de curvas, ya todo el mundo nos molesta y parece que están todos compinchados para hacer que no podamos disfrutar del coche plenamente. Este es el momento en el que uno se da cuenta de que para disfrutar al máximo este coche hay que ir a un circuito. Pero bueno hay que tranquilizarse, ya habrá otra ocasión.
 
GT4
Escape GT4

Porsche GT4

Asientos baquet 
 

 Sensaciones puras

En una época en que los automóviles son como ordenadores con ruedas, llenos de electrónica, se agradece probar un coche que te haga sentir la conducción al 100% sin ningún tipo de filtro. Nada más terminar la prueba del GT4 nos vino a la mente el contacto que tuvimos con el 991 Turbo S, en el número 30 de la revista. Sí, es un grandísimo coche, espectacular, ¿pero qué sensaciones transmite? Casi las mismas que te puede transmitir un videojuego de coches. Bueno vale, quizás aquí exageramos un poco, pero nadie puede negar que tenemos algo de razón. Con el 991 Turbo S se puede ir muy rápido, rapidísimo, pero uno no se entera de nada. Toda la electrónica que lleva, los elementos de confort,… filtran demasiado cualquier sensación. En cambio en el GT4 todo es diferente. Empezando primero por el cambio manual, que te convierte en un actor principal de la conducción y no en un mero espectador. ¡Qué maravilla escuchar esos ruidos metálicos del cambio cuando accionamos la palanca!  La suspensión, casi inexistente si la comparamos con cualquier otro coche, te comunica en todo momento lo que pasa bajo tus pies y te permite leer toda la información que transmite cada uno de los neumáticos Michelin Pilot Sport Cup 2. Y terminando por el chasis, que aunque sí que cuenta con algo de electrónica (PASM, PSM, PTV con bloqueo transversal del eje trasero,…), esta se muestra mucho más permisiva dejándote jugar un poco más con el coche. Los cambios de apoyo en las curvas enlazadas, las frenadas fuertes o las salidas a tope de una curva son un ejercicio fácil para el GT4. Hay que saber que al igual que en el 991, el Cayman GT4 utiliza apoyos dinámicos, aunque estos son diferentes a los de su hermano. Si los del 911 van en el motor, en el Cayman van situados en la caja de cambios debido a que la transmisión está colocada justo por detrás del motor, al final de todo. Con ellos se minimizan las oscilaciones y vibraciones propias del chasis y la estabilidad y agilidad del coche se mejoran muchísimo. En resumen un coche 10, con un motor 10, con un chasis 10 y con una estética 10.
 
Porsche Cayman GT4
 
Nuestra primera toma de contacto no podía ser más positiva. Cierto que no hemos podido probarlo como se debe, pero ha sido ya suficiente para vislumbrar el potencial de este Cayman. Ahora nuestra misión es encontrar una unidad con la que disfrutar al 100%, pero eso sí, cediéndole las llaves a alguien que verdaderamente pueda hacerlo y que luego nos de sus valiosas impresiones. Tenemos trabajo en cuadrar el coche, el piloto y el lugar… nos ponemos a ello desde ¡Ya!. 

 

GT4 Cayman

La opinión del propietario

Con el GT4 tengo la sensación de reencontrarme con las sensaciones de una moto en cuanto a su dirección, su aceleración y su estabilidad. Me gustan mucho los pequeños coches con tracción trasera, que procuran según mis gustos, más sensaciones que un modelo más pesado con tracción integral. Yo desde siempre he sido un apasionado de Porsche pero nunca me había atrevido a gastarme tanto dinero por un coche. De la marca me gusta sobre todo la polivalencia de sus deportivos, utilizables tanto en el día a día como en el circuito. Respecto a mi GT4, yo encuentro que sus líneas son más bonitas que las de un 911 y por ello me gusta más mi Cayman y el Boxster Spyder. Me gusta también que esta versión más deportiva es más difícil de ver por la carretera. En cuanto al uso que le haré, decir que tengo la intención de usarlo en mí día a día, incluso porque no, para ir a hacer las compras.  Aunque eso sí, estoy esperando ansiosamente podérmelo llevar al circuito de Montmeló.

Fotos: S. Brossard y J. Carapuig