El primer mensual del mundo Porsche en español

Magnus Walker, el nuevo mito

Colección MW

Magnus Walker, el nuevo mito

Seguro que a muchos os suena el nombre de Magnus Walker sin saber realmente quién es este tipo que tantos veneran y otros tantos recelan por su aspecto cuidadosamente desaliñado. Este inglés de 50 años y fiel seguidor de Porsche, dejó a finales de los años 80 su Inglaterra natal, la llovizna y el “tea time” para vivir el sueño americano en Los Angeles, California (USA).

Magnus Walker, con una imagen más propia de un fiel seguidor de Sex Pistols que del más arraigado porschista, ha sabido aprovechar las oportunidades que la vida le ha brindado para realizar su sueño de infancia,… ¡Y no se ha quedado corto en ello! Desde que a los 10 años se enamoró de Porsche, ha recorrido un largo camino que inició entre tenderetes de ropa en el colorido y bohemio Venice Beach Boardwalk de Los Angeles.

 

 

Con 25 años, la prosperidad de sus negocios le permitió adquirir su primer Porsche; un 911 de 1974 y tras el primero, llegaron todos los demás… Walker posee actualmente una colección de 911 que muchos envidiamos, y gozan todos ellos de un distintivo toque personal tan atípico como el mismo propietario. Walker no solo luce el estatus de coleccionista. Desde que en 2012 se difundió el cortometraje del canadiense y también porschista Tamir Moscovici, este mecánico autodidacta de Sheffield se ha convertido en un reconocido embajador de la marca dentro de la comunidad Porsche, e incluso para la casa madre, y su nombre es mencionado por todo el planeta.

En el periplo que el pasado mes de mayo nos llevó hasta el continente americano, nos desplazamos hasta Los Angeles para adentrarnos en el mundo de un hombre que, envuelto en tatuajes, esconde bajo su barba y sus rastas una personalidad bien peculiar que no duda en plasmar en todas sus creaciones.

 

British Magnus Walker

 

CUESTIÓN DE AGENDA

Como podréis imaginar, concertar una entrevista con Magnus Walker en su magnífico garaje de Los Angeles no ha sido pan comido. Desde que en 2012 protagonizó el cortometraje URBAN OUTLAW, la agenda de Míster Walker saca humo, y podría incluso resultar más fácil seguir su rastro de evento en evento, que dar con él en su propia casa.

Desde 2014, muchas han sido las ocasiones en las que hemos coincidimos con él, ya fuera en Estados Unidos o en Europa, y cada vez que lo solicitamos para una entrevista nos respondía con un – No problem – y su reconocida expresión de manos. A mediados de abril, tras comunicarle las fecha de nuestro viaje por el otro lado del Atlántico, Walker no tardó en confirmarnos la fecha para recibirnos con un – Sounds good! Excelente, el plan seguía su curso, aunque no estábamos a salvo de imprevistos.

Ya en California, tomamos contacto de nuevo con Magnus Walker para asegurarnos de su disponibilidad que de inmediato nos confirmó según planeado, salvo que una hora más tarde, nos llamó para cancelar la cita por un imprevisto: – Damned ! – y añadió,… – Podéis venir esta tarde ? Sin pensarlo dos veces, cambiamos enseguida nuestros planes vespertinos para honorar la invitación.

¿DÓNDE ESTAMOS?

Cuatro horas más tarde, salíamos impacientes del hotel en dirección del distrito de las Artes en el Downtown de Los Angeles, un barrio de naves industriales rebosante de energía creativa que respira actualmente el ambiente más trendy de la ciudad.

Plantados delante de la nave de más de 2.800 m2 donde Magnus Walker guarda a buen recaudo sus automóviles, nos sorprendió la cantidad de camiones de productoras de televisión y el personal de seguridad. Un agente nos condujo hasta Magnus que tras intercambiar saludos y evocar viejos recuerdos compartidos, nos ofreció una visita del lugar y de su colección.

 

Porsche 911 Magnus Walker

 

El interior del garaje nos desvela la extensión de su obsesión por los 911. La habitación alberga catorce reluciente 911 y un 928. Extendidos por todo el complejo de almacenes, reliquia arquitectónica de 1906 a merced de la falla de San Andrés, otros tantos 911 en diferentes etapas de intervención. Al otro lado de la calle, Walker hospeda en el “desguace” otros 911 donantes de órganos para sus creaciones….y nos comenta – Esto empezó como un Hobby,…y se ha desbordado! Muy ocupado en sus quehaceres, nos abandona en su garaje y aprovechamos para realizar la sesión fotográfica que la ocasión reclama. Poco después, se reúne de nuevo con nosotros en un patio exterior en la parte trasera del edificio donde charlamos distendidos.

 

 

Magnus, en primer lugar, nos gustaría que nos contaras por qué Porsche.

Fue en 1977. Yo tenía 10 años cuando mi padre me llevo al “Earl’s Court motor show” en Londres, por aquel momento el mayor evento automóvil de toda Inglaterra. Llegados al stand de Porsche, me asaltó un 911 blanco con bandas laterales rojas y azules Martini que tenían expuesto. Quede fascinado por su línea y desde aquel momento se convirtió en el coche de mis sueños, sin imaginar siquiera que un día podría tener uno. Con el tiempo, descubrí que los Porsche son fáciles y divertidos de manejar, que son confortables y que puedes recorrer kilómetros sin sentir fatiga. Conducir un Porsche me resulta estimulante y excitante a la vez.

 

 

Cuéntanos cómo llegaste a realizar tu sueño desde tu Yorkshire natal

– A principios de los 80, Sheffield no era sin duda alguna el lugar ideal para realizar ninguno de mis sueños. En 1986, hice mi primer viaje a la costa Este de Estados Unidos. Aproveché mi primera estancia en los Estados Unidos para visitar Los Angeles, que ya en la época gozaba del estatus de “cuna” de los Porsche en USA. Un año más tarde, viajaba a Estados Unidos nuevamente donde me establecería, tenía 20 años. A lo largo de los años siguientes, me dediqué a comprar ropa que personalizaba y vendía en Venice Beach. Cree mi propia marca de ropa “Serious Clothing”. El negocio iba bien y en 1992 pude comprar mi primer Porsche. Era un 911 de 1974.

 

 

¿Podríamos afirmar que empezaste tu colección con tu primer Porsche, el 911 del 74?

– Compre mi segundo Porsche en 1999, el 277 (su 911 con el número 277) Podríamos decir que empecé la colección con el 277 y ahora hace ya 19 años que lo tengo pero no fue probablemente hasta hace 10 o 12 años que empecé concienzudamente a conservar los Porsche, a pesar de haber tenido que vender unas cuantas unidades en el camino.

Unidades pre 73, 911 Turbo, GT3, 928,…muchos piensan que te decantas por los clásicos, ¡¿eso no es así?!

– El placer de conducir un Porsche no se mide únicamente por la edad del coche, la posición del motor o si es air o watercooled. Me gusta tanto conducir el 914 como mis 911. Desde hace ya algún tiempo, el 928 ha despertado mi interés por los Porsche con motor delantero. Tengo varios 924 y distintos proyectos con los 944 y me trota en la cabeza el 968. En resumidas cuentas, me gustan los Porsche tal y como son, poco importa si tienen motor central, trasero o delantero, refrigerado por aire o agua.

 

 

Y para tanto coche, has tenido que encontrar un local a tu media, y a tu imagen,..

– En los 90 alquilábamos (con mi esposa) un local para nuestro negocio y otro para nuestra vivienda y se nos pasó por la cabeza encontrar un local que nos sirviera para ambas cosas. La oportunidad se presentó en el año 2000 y no dudamos en aprovecharla. En pleno corazón de Los Angeles, compramos estos viejos almacenes desafectados, muy diáfanos y que nadie quería puesto que el barrio no era “frecuentable”. Un año más tarde, varios productoras nos propusieron alquilar los almacenes como estudios de televisión y cine, actividad que sigo explotando desde entonces aunque resultó ser muy invasiva por lo que en 2004 nos mudamos a un loft cerca del local. Hoy en día, este barrio se ha reconvertido y es un barrio de moda “frecuentable”.

 

 

¿Qué te llevó a personalizar tus automóviles?

– Sencillamente quería que mis vehículos tuvieran su propio estilo, que fueran el reflejo de mi personalidad; vehículos de uso diario con un espíritu racing. A pesar de los retoques, es principalmente el mismo modelo el que determina las modificaciones. Algunos se mantienen en su estado original, por ejemplo, no realizo modificaciones o muy pocas en los Turbo que considero perfectos tal y como son, si bien en alguna ocasión les doy un toque personal rebajando el chasis o cambiando las llantas. Sin embargo, no intento realizar réplicas de los modelos míticos de Porsche como los RS, ST o RSR, que en muchas ocasiones han sido fuente de inspiración,….es simplemente el reflejo de mi personalidad como lo son mi imagen o la decoración de estos locales.

Los toques personales que Magnus aporta son únicos y detallistas. Empuñaduras perforadas, llantas específicas o capós personalizados son firmas de su marca que gana más adeptos que detractores a nivel mundial.

 

 

¿Personalizarías Porsche sobre pedido?

– No, no lo hago y por varios motivos. En primer lugar, no personalizo vehículos para hacer business sino por pasión. Cuando adquiero un Porsche no me planteo cuánto van a cotizar en 5, 10 ó 15 años. Compro las unidades que me gustan y que tengo ganas de conducir. Además, si tuviera que realizar una personalización para alguien, eso implicaría la responsabilidad de respetar los plazos, presión, estrés,….y no es lo que quiero. Actualmente, hago lo que quiero y cuando quiero.

Entonces, desde los años 90 compras tus Porsche, los personalizas y simplemente circulas con ellos a diario,…

– Efectivamente, otra de las ventajas de Porsche es que puedes utilizarlos todos los días. En 2001 entré en el Porsche Club of America para participar en salidas de carretera y circuito. Con el 277 he participado en muchos Trackdays en Phoenix, Las Vegas, Laguna Seca,…etc. Iba por carretera, entraba en pista, realizaba mis vueltas y tomaba de nuevo la carretera de regreso. Durante un tiempo, fui piloto instructor del Club. Fue en este período de tiempo cuando entendí que solo los Porsche eran realmente versátiles y que me permitían conducir tanto en carretera como en circuito, y puestos en ello, empecé a deshacerme de todos los vehículos que no fueran Porsche (Ford Mustang, Ferrari 308, Jaguar Type E,…)

Mucho ha recorrido Magnus Walker desde que, posiblemente en un día lluvioso, el chico de Sheffield (UK) escribiera una carta a Porsche para comunicar su intención de trabajar para la marca. Porsche contestó, ignorando lo que años más tarde acontecería con un afectuoso -“give us a call back when you are older” (- llámanos en cuanto seas mayor)…35 años después de aquella primera carta, otra carta viajaba de vuelta para solicitar a este atípico porschista ser embajador de la marca. Magnus se enorgullece de su pasión por la marca de Stuttgart, una pasión que cuenta ahora con el respaldo de Porsche.

 

 

Tu pasión por Porsche no ha encontrado límites e incluso forma parte de tu vida. ¿Qué ha cambiado en estos últimos años?

– Personalmente no he cambiado, pero han ocurrido dos eventos mayores que han estrechado mi vínculo con Porsche en estos últimos años. En primer lugar, el estreno en 2012 del cortometraje URBAN OUTLAW de Tamir Moscovici donde cuento como he compartido mi vida con la marca. Tras el éxito del corto, recibí muchas propuestas de personalidades del mundo del automóvil y de otros muchos coleccionistas de Porsche. Cuando compartes una pasión, poco importa si tienes rastas o tatuajes, la conexión es inmediata. Gracias a estas personas, he conducido Porsche que jamás hubiera tenido ocasión de tener, como el 959, el 911R, el Carrera GT,…más tarde en 2012 y como consecuencia del éxito del cortometraje, recibí una carta de Porsche donde me informaban de que habían visto la peli y que les había gustado, especialmente la pasión que transmitía a través de la cámara. Ahora, viajo por todo el mundo para participar y asistir a eventos de todo tipo.

El éxito sin embargo, posiblemente te haya robado tiempo para compartir con tus coches…

– Para mí, el placer de conducir un Porsche no se mide en los kilómetros recorridos sino más bien en la calidad de los momentos compartidos. Me basta con un par de horas con uno de mis coches recorriendo las montañas cerca de Los Angeles para disfrutar de ellos. Además, este nuevo ritmo de vida me ha supuesto una nueva ventaja,… – Magnus nos enseña en su teléfono móvil una aplicación que cuenta los pasos recorridos – ¡ando mucho más que antes!

Tras la entrevista, Magnus nos invita a tomar unas cervezas en uno de los locales del concurrido y trendy Arts District de Los Angeles donde reside. La pasión que compartimos por los Porsche y por los automóviles en general nos lleva hasta la hora de cenar y compartir una pizza americana y algunas tapas,… Antes de despedirnos, invitamos a Magnus a visitarnos en España.

¡Invitación aceptada!,…¡¿para cuándo ?!

 

 

Fotos : S. Brossard

 

 

 

Encuentra el artículo en el

nº 64 de 9ONCE Plus

Magnus Walker