El primer mensual del mundo Porsche en español

Así nacen los Porsche 911 RSR

Porsche 911 RSR 2018 Construcción (5)

Cuando Porsche decidió entrar a competir en Le Mans en 1973 necesitaba un coche especialmente diseñado para ello. Su 911 de calle precisaba de una versión solo para circuito. Así nacieron las siglas RSR, la versión más extrema de un 911 y que ha evolucionado hasta hoy día como coche para la categoría LMGTE. Pero el concepto ha sido modificado hasta el actual coche, creando este 911 de “motor central”, ya que el motor se reubica por delante del eje trasero.

Un deportivo de competición al que se da vida en Weissach, en el centro de Porsche Motorsport. De su última versión, el 911  RSR 2018, solo existen 4 unidades para el equipo oficial, en la categoría LMGTE Pro, más otros siete para equipos privados, todos ellos inscritos para conquistar las 24 Horas de Le Mans 2018.

Porsche 911 RSR 2018 Construcción

De un 911 a un 911 RSR

Todo comienza con la carrocería de aluminio del 911 que vemos en las calles, sin paneles exteriores. Desde Stuttgart viaja al centro Porsche Motorsport donde sufre una restructuración profunda. Se comienza reforzando la estructura con más soldaduras, se añaden soportes varios y la jaula de seguridad de acero con homologación FIA. Marco Ujhasi, responsable del Proyecto Porsche GT, explica que “no tuvimos que añadir muchas cosas, porque la carrocería es muy sólida, incluso sin la jaula de seguridad. Las zonas delantera y trasera son muy seguras y permiten mucha deformación. Lo más complicado es proteger al piloto de los impactos laterales, y por este motivo centramos el puesto de conducción lo más posible”.

Su zaga es la zona más compleja, ya que hay que reubicar el motor, la transmisión y los soportes de la suspensión. El 911 RSR emplea el bloque motor del GT3, solo que este va en posición longitudinal por delante del eje trasero. En total se mantiene un 85% de la estructura original del deportivo y se facilita bastante el acceso a la parte mecánica para las labores durante la carrera. El cambio secuencial va acoplado detrás del motor y usa una nueva carcasa de magnesio. En total el eje trasero se retrasa 6.6 cm con respecto al 911 de serie, con una distancia entre ejes mayor y 5.8 cm más de carrocería.

Porsche 911 RSR 2018 Construcción

La normativa de su categoría permite explotar al máximo la aerodinámica, algo que Porsche ha trabajado muy bien en el nuevo 911 RSR. Toda su carrocería exterior es de fibra de carbono. La razón de mover su motor hacia adelante, además de para optimizar el reparto de pesos es para poder colocar un difusor trasero más grande. En conjunto, sumando el faldón delantero y el enorme alerón posterior, mejora la aerodinámica y facilita la conducción, así como prolonga la vida de los neumáticos traseros. Para dar forma a ese conjunto aerodinámico Porsche empleó cientos de horas de simulaciones informáticas, para después, pasar al túnel de viento 1:1 de Weissach donde se pueden incluso simular curvas. Además el diseño ayuda a refrigerar el motor bóxer de seis cilindros de 4.0 litros y su transmisión. Ahora las aletas traseras van por detrás de las puertas y lleva tomas de aire más grandes.

Porsche 911 RSR 2018 Construcción

El Porsche 911 RSR en 10 claves

1. Lleva más de 5.000 piezas. en total para ensamblar un 911 RSR se usan 5.342 piezas y componentes. 1.232 solo para el motor, 414 para la transmisión y el resto, 3.646 para el vehículo.

2. 40 kilos menos. Aunque el sea el 4 litros atmosférico pesa 40 kg menos que un motor turbo equivalente, mejorando el centro de gravedad para que sea más bajo y el reparto de pesos. Para los ingenieros los atmosféricos permiten mayor evolución, emplean una refrigeración más sencilla y mayor fiabilidad, ya que tiene menos sistemas que puedan dar problemas en carrera.

3. Mayores dimensiones. Toda evolución conlleva un crecimiento, en 52 años de historia el 911 ha pasado de los 2.211 mm iniciales de batalla hasta los 2.516 mm actuales de este RSR, en total 30,5 cm de diferencia.

4. ¿Un Targa de circuito? El 911 RSR tiene la peculiaridad de que se puede desmontar su techo. No es un cabrio de competición, sino un sistema de extracción rápida del piloto en caso de accidente.

5. Radar anticolisión. Las ayudas a la conducción que Porsche pone a disposición en sus modelos de calle son antes probadas en las condiciones más exigentes que ofrece la competición. Los 911 RSR que competirán este año en Le Mans llevan un sistema de alerta anticolisión con radar. El piloto es informado de que se acerca a otros coches tanto en velocidad como dirección y avisa si hay riesgo de accidente. Esto es vital en Le Mans ya que hay diferentes categorías y las diferencias de velocidad entre los coches son peligrosas a la hora de adelantar, especialmente si hay baja visibilidad con lluvia o cuando se corre de noche.

Porsche 911 RSR 2018 Construcción

6. Neumáticos más anchos. En el RSR los neumáticos son de competición, son gomas mucho más anchas que permiten mejorar la tracción, el agarre y la frenada. Detrás lleva 310 mm y delante 300 mm. Eso sí, sus llantas son de 18 pulgadas por normativa.

7. No es el primero con motor central. En efecto, en 1996 Porsche se inscribió en la categoría GT1 y desarrolló el Porsche 911 GT1. Este tenía el motor central y por reglamento necesitaba una versión homologada de calle, dando lugar a uno de los superdeportivos más espectaculares jamás visto. El 911 GT1 ganó en Le Mans en 1998 y otras cuarenta pruebas en todo el mundo.

8. Palmarés en crecimiento. En 2017 el 911 RSR consiguió nueve podios y este año el décimo llegó en Spa-Francorchamps en el WEC. Dentro del campeonato americano IMSA ha logrado tres victorias absolutas y lleva otros seis podios en la misma competición.

9. 50 horas sin parar. Para probar su fiabilidad y resistencia, en 2017 el 911 RSR fue llevado al límite, completando un simulacro de carrera de 50 horas sin parar en el circuito de Sebring, en Florida.

10. Equipamiento completo. Para hacerle más fácil la carrera a los pilotos Porsche equipa un sistema de aire acondicionado (obligatorio por reglamento) y espejos retrovisores eléctricos. Lleva un parabrisas calefactado para que no se produzca vaho cuando llueve.