El primer mensual del mundo Porsche en español

¡Moby Dick ha vuelto! Porsche reedita su 935 más famoso

Porsche 935 Moby Dick 2018 (6)

Y cuando parecía que el 911 Turbo 993 Project Gold iba a ser la única incursión de Porsche en esto de resucitar mitos, se saca una ballena blanca de la chistera. En la Rennsport Reunion que se celebra estos días en Laguna Seca, la firma alemana nos ha presentado todo un Porsche 935 “Moby Dick” moderno. En este caso no, no es un restomod como el del Turbo, sino un 911 GT2 RS al que se ha modificado extensivamente para dar vida al mito de 1978. Todo un 935 moderno del que solo habrá 77 unidades.

Dentro de la celebración del 70 cumpleaños de Porsche, nace esta magnífica reinterpretación moderna de aquella bestia de los circuitos, todo “un regalo de cumpleaños de Porsche Motorsport para los fans de todo el mundo”, declaraba Frank Walliser, vicepresidente de Motorsport y GT Cars. “Como no se puede homologar ni matricular, los ingenieros y diseñadores no han tenido que cumplir con las reglas habituales y han tenido mucha libertad en su desarrollo”, añadió.

Porsche 935 2018

Mucho más que un GT2 RS

Aunque se percibe en ciertos detalles, este nuevo 935 es todo un 911 GT2 RS de los nuevos, solo que lleva múltiples elementos que lo hacen aún más radical y especial. Lo único que no cambia es su motor, que sigue siendo el bloque de seis cilindros bóxer de 3.8 litros biturbo de 700 CV, asociado al cambio PDK de doble embrague de siete velocidades. Para su carrocería Porsche ha empleado paneles de fibra de carbono y ahora mide 32 centímetros más que un GT2 RS normal, llegando hasta los 4,87 metros de largo. También es algo más ancho, con 2,03 metros. Y el cambio más sustancial es su peso, pues este 935 pesa solo 1.380 kg, mientras que el coche del que deriva son 1.470 kg.

Porsche 935 2018

Para crear el Moby Dick moderno, Porsche ha rediseñado por completo la carrocería de este 911. Destaca el prominente alerón haciendo honor al mote de la ballena blanca, y su zaga prolongada escondiendo la trasera. Las luces de su parte posterior son del 919 Hybrid del WEC, mientras que los retrovisores son del 911 RSR. Lleva un sistema de escape de titanio inspirado en el que montaba el 908 de 1968. En su interior, la palanca del cambio es de madera de balsa, como la que llevaba el Carrera GT en honor del 917. Tenemos un volante al más puro estilo de competición, y un nuevo cuadro de instrumentos también con nuevo diseño, pues ambos son como en el 911 GT3 R. No falta la jaula de seguridad, el asiento baquet ni el cinturón de seis puntos. De serie es monoplaza, pero se podrá pedir un asiento para llevar acompañante, y el aire acondicionado es otro extra.

Porsche 935 2018

En cuanto al equipo de frenos, lleva unos discos carbocerámicos de 390 mm delante con pinzas de seis pistones, mientras que detrás lleva discos de 355 mm y cuatro pistones. Si lo comparamos con el GT2 RS estándar, este hace uso de discos de 410 mm delante y 390 detrás, pero como el nuevo 935 pesa menos, no necesitará discos tan grandes, salvando así a la vez un poco más de peso.

Debido a la extensas modificaciones que sufre el coche de base, este 935 moderno no es legal para su uso en la calle, no es matriculable. Tampoco puede competir dado que no cumple con la normativa de ningún campeonato de la FIA. Es por lo tanto un juguete puramente de circuito, como el mencionado 993 Turbo Projecto Gold.

Con un precio de 701.948 euros sin impuestos, cada unidad del nuevo 935 Moby Dick será una pieza de colección, pues recordemos, solo se harán 77. Los afortunados que los hayan podido adquirir empezarán a recibirlo en junio de 2019. El modelo está vendido en la totalidad de la serie así que no corra a echar el Euromillón, porque no es uno de los elegidos. Siempre puede hacerse con un GT3 RS, pero claro, no será Moby Dick.

El origen de Moby Dick

En las 24 Horas de Le Mans de 1978, por la pista de La Sarthe corría un peculiar Porsche, al que por su aspecto tan llamativo y alargado se apodó como Moby Dick. Se trataba del Porsche 935/78, la evolución más extrema del modelo y que fue creada por el ingeniero Norbert Singer. Su nacimiento se debió a la interpretación del ingeniero del reglamento, que señalaba que solo la sección central debía ser como la del coche de serie. Extraía 800 CV de su motor 3.2 turbo y llevaba culatas refrigeradas por agua.

Porsche 935 1978

El Porsche 935 ganó Le Mans al año siguiente, en concreto el K3 Turbo de Kremer Racing, copando el podium junto a otros dos 935 no oficiales. El equipo Joest Racing creó tres réplicas más de Moby Dick. El 935 que corría en Daytona y Le Mans llevaba el morro plano, o slant nose, un detalle estético que acabó llegando a los 911 de calle de la mano de preparadores y luego de forma oficial como opción en los 911 Turbo desde 1983. Oficialmente solo hubo un 935 de calle, que fue de Mansour Ojjeh, el dueño de TAG, los motores fabricados por Porsche para la Formula 1.