El primer mensual del mundo Porsche en español

No apto para puristas, este 911 esconde un V8 en su zaga

Porsche 911 930 motor V8 (2)

No apto para puristas, este 911 esconde un V8 en su zaga

A priori, parece un elegante Porsche 911 964, en un amarillo muy vistoso, pero no es lo único que llama la atención de este coche cuando se mueve. Porque si Bob Radke arranca su 911 amarillo canario, que en realidad es un 911 de 1975, lo que oirás serán petardeos y  gorgoteos impropios del deportivo alemán. En su zaga se esconde un bloque de aluminio que jamás habría sido puesto en Zuffenhausen, todo un motor V8 americano.

Porsche 911 930 motor V8

 

Radke se gana la vida como preparador y con modificaciones de motores, reprogramando aquí y allá. En su tiempo libre decidió dar vida a un pobre 911 de los 70 que encontró sin corazón. Lo que empezó como una restauración se convirtió en su mejor escaparate de su trabajo. En lugar de poner un seis cilindros bóxer de 2.7 litros y 175 CV, su trasera ahora alberga un bloque V8 LS6 de GM, procedente de lo Corvette Z06 del 2001 al 2005. En total 5.7 litros que producen 611 CV y 736 Nm de par a solo 2.000 rpm gracias a la habilidad de su dueño para mejorar motores.

 

¿Ha sufrido el 911?

Sin duda este trasplante de corazón es un sacrilegio para muchos, pero lo cierto es que el deportivo alemán no ha sufrido ninguna modificación en su estructura para acoger el órgano americano. El V8 de GM es muy compacto y eficiente a nivel de rendimiento. Radke usó un kit de Renegade Hybrids, una compañía de Las Vegas especializada en montar motores LS en Porsche. Así que el motor encaja en los soportes de fábrica, tan solo modificando el soporte de la transmisión, y el radiador va en la parte delantera inclinado hacia delante. Radke asegura que no sería problema devolverle su seis cilindros bóxer original, si lo tuviera.

 

Porsche 911 930 motor V8

El peso de este 911 americanizado es de solo 1130 kg, variando el del 911S original del 75 del que parte en solo 14 kilos, mejorando la distribución de pesos un uno o dos por ciento. El otro sacrilegio, ha sido refrigerar este 911 por agua, ya que si no no se podría obtener una buena eficiencia energética. La altura ha sido rebajada y se han sustituido los bujes delanteros para que el coche se maneje como un 911 de verdad, solo que Radke ahora tiene más caballería con la que despegar en sus ruedas traseras.

 

Suscripción 9ONCE Plus